Una mirada a Etiopía: sequía, refugiados y futuro

En el último año, Etiopía ha atraído atención en los medios por las duras condiciones de sequía y hambruna que viven. El creciente número de refugiados que llegan de países africanos en peores condiciones aumenta rápidamente la cantidad de ayuda alimentaria necesaria. Al día de hoy, Etiopía sigue siendo el país africano que más refugiados alberga, y a pesar de que se elogia por su atención a los refugiados, sigue preocupando la situación de los más de 696.000 desplazados.

2016 fue uno de los peores años para este país, dejándolo en el puesto 174 de 184 en Índice de Desarrollo Humano. Con el fenómeno de “El Niño”, Etiopía se enfrentó una de las peores sequías en su historia, lo cual empeoró las terribles hambrunas que ya sufría. A finales del pasado año, el país declaró estado de emergencia por primera vez en 25 años. Además de la falta de agua, el país se vio marcado por algunas protestas que cobraron la vida de numerosas personas.

En enero de este año, el gobierno de Etiopía y organizaciones humanitarias solicitaron 948 millones de dólares para ayudar a 5,6 millones de personas afectadas por la sequía, principalmente en el sur y este de este país. En febrero, el coordinador humanitario de Naciones Unidas, Stephen O`Brien, autorizó la entrega de 18,5 millones de dólares para proporcionar ayuda vital.

Desde el año pasado, el número de etíopes en necesidad de ayuda alimentaria ha aumentado de 5,6 a más de 7,7 millones de personas. Sin embargo, el país se mantiene haciendo esfuerzos para salir adelante.

Entre el 2016 y el 2017 el país tuvo como logros la promoción de desarrollo de parques industriales para aumentar la exportación, la reforma de la industria del café, esfuerzos para mejorar la producción y el comercio de miel, el comienzo del desarrollo de su sistema de trenes, la creación de negocios para la conservación de la vida silvestre y actividades como Runners for Ehtiopia, entre otros. Estos eventos ponen la mirada del país en un futuro con posibilidades.

En septiembre, como parte de la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, el gobierno de Etiopía se comprometió a proporcionar permisos a los refugiados que les permitan tener acceso a puestos de trabajo como cualquier otro extranjero. Esto, bajo la creación de un plan de nuevos empleos, en donde el 30% de los mismos sería reservado para los refugiados. Esta cifra que sobrepasa los 50.000 empleos dará oportunidad a los refugiados en el país a tener una vida más estable, dentro de las circunstancias. Además, en mayo de este año, el exministro de salud de Etiopía, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se convirtió en el director general de la Organización Mundial de la Salud, lo cual le convierte en el primer africano elegido para dirigir la organización.

Diferentes organizaciones están llevando a cabo la planificación de proyectos para implementar en las áreas rurales más afectadas. En Rescate trabajamos desde 1996 para lograr dar acceso a servicios públicos básicos en comunidades rurales remotas de Etiopía.

Con ese fin, junto con la población local, la empresa GFM, la AECID y la Universidad Carlos III, en marzo instalamos unos contenedores solares para ofrecer una solución alternativa: la generación de energía renovable y descentralizada en estrecha ubicación para el consumo, sin necesidad de suministro de combustible y redes de distribución de energía de larga distancia.

Con esta forma de acceso a agua potable, la población aumentará los niveles de higiene y salubridad y se reducirá la vulnerabilidad de estas comunidades agropastorales a las hambrunas en épocas de sequía ya que el ganado, su principal fuente de alimentación, dispondrá también de agua y de pasto ya que se instalarán también canalizaciones para regadío.

Leave A Comment